Biografía

De su padre heredó no solo el nombre sino también el amor por la música, en la que incursionó a escondidas. Esto porque Pedro Chinga, conocido como El Marqués de la Guitarra (+), no quería que su hijo sea artista.

“Me llevaba a las radios donde tocaba, pero por el ambiente que rodeaba entonces a los artistas, no me quería en ese mundo”, comenta Pedro Chinga Jr., quien, además de músico, es arreglista y productor.

Sentado frente a una bien equipada consola y equipos donde realiza numerosos arreglos musicales, Pedro Chinga Jr. revela sus vivencias. Aprendió a tocar guitarra y batería a los 9 años y en la iglesia evangélica en la cual se congregaba. Por voluntad propia ingresó, a los 11, al Conservatorio Antonio Neumane. Lo hizo seguro de lo que sabía y quería, anota.

A los 13 grabó con el grupo de la iglesia y ya con sus arreglos, el tema Mujer virtuosa. Y a los 15, refiere, Fediscos lo contrató para que hiciera pistas de música ecuatoriana. Él realizó una lista de los músicos que requería, entre ellos constaba su padre, quien al ir a la casa disquera recién se enteró de que era su hijo quien lo dirigiría.

“De allí empezamos a grabar muchas cosas con mi padre y fui creciendo como productor, arreglista y músico”, indica.

Ahora, Pedro Chinga Jr. cuenta con su propio sello discográfico. Se llama K’ iman Records y en sus estudios ha grabado a numerosos artistas nacionales e internacionales y en casi todos los géneros. Unos de carácter religioso y otros, como la orquesta neoyorquina Oro Sólido, secular.


Pedro Chinga © Desarrollado por Interweb Ecuador 2015 ®